Bose se destaca en el desarrollo de altavoces denominado aspecto psico-acústico de los productos. Para ello se sirven de una serie de conceptos no convencionales, por ejemplo el uso de chásis en los altavoces de banda ancha junto con subwoofer de pequeño volumen, a lo que denominan sistemas "Acoustimass" o el uso de componentes sonoros de radiación indirecta e integración de ecualizadores electrónicos para compensar saltos de frecuencia.